Inicio » Catálogo » Normativa Mi Cuenta  |  Ver Cesta  |  Realizar Pedido   

Equipos de Protección Individual (EPI)
 



SISTEMAS ANTICAÍDAS

Es un equipo de protección individual (EPI) que protege a la persona ante el riesgo de caídas en altura. Su finalidad es sostener y frenar el cuerpo del usuario en determinados trabajos u operaciones con riesgo de caída, evitando las consecuencias derivadas de la misma (distancia de caída mínima, fuerza de frenado adecuada para evitar lesiones corporales, postura del usuario adecuada después del frenado, etc) . Este tipo de equipo de protección individual debe utilizarse cuando el riesgo de caída en altura no se pueda evitar con medios técnicos de protección colectiva.

Los sistemas de sujeción en posición de trabajo están destinados a sostener al trabajador en altura y NUNCA deben utilizarse para la parada de las caídas. Hay que recalcar que un cinturón, con o sin elementos de amarre incorporados, no protege contra las caídas de altura y sus efectos.

Un sistema anticaídas consta de un arnés, un componente de conexión (por ejemplo, un absorbedor de energía), y un elemento de amarre.

ARNÉS ANTICAÍDAS

Un arnés anticaídas es un dispositivo de prensión del cuerpo destinado a detener las caídas (Norma EN 361).

Puede estar constituido por bandas, elementos de ajuste, hebillas y otros elementos, dispuestos y ajustados de forma adecuada sobre el cuerpo de una persona para sujetarla durante una caída y después de la parada de ésta.

ELEMENTOS DE AMARRE

Un elemento de amarre es un componente de un sistema anticaída. Puede ser una cuerda de fibras sintéticas, un cable metálico o una banda.

COMPONENTES DE CONEXIÓN

Adoptan formas muy variadas:

Conectores

Un conector es un componente de un sistema anticaídas, que permite unir entre sí los diferentes componentes que forman dicho sistema. Puede ser un mosquetón o un gancho (conector con mecanismo de cierre automático y de bloqueo automático y manual).

Los conectores con bloqueo manual sólo son apropiados cuando el usuario no tenga que conectar y retirar el gancho repetidas veces durante la jornada de trabajo.

Absorbedor de energía

Equipo que, mediante su deformación o destrucción, absorbe una parte importante de la energía desarrollada en la caída.

Un absorbedor de energía es un componente de un sistema anticaídas, que garantiza la parada segura de una caída en altura en condiciones normales de utilización.

Para su uso requieren un punto de anclaje seguro con una distancia libre mínima necesaria debajo del usuario que es la suma de la distancia de parada y una distancia suplementaria de 2,5m.

Dispositivo anticaídas retráctil

Un dispositivo anticaídas retráctil es un dispositivo con una función de bloqueo automático y un sistema automático de tensión y de retroceso para el elemento de amarre. Puede llevar incorporado un elemento de disipación de energía.

Dicho elemento de amarre retráctil puede ser un cable metálico, una banda o una cuerda de fibras sintéticas.

El dispositivo anticaídas retráctil puede llevar incorporado un elemento de disipación de energía, bien en el propio dispositivo anticaídas o en el elemento de amarre retráctil.

Dispositivo anticaídas deslizante

Dispositivo provisto de una función de bloqueo automático y un elemento de guía. El dispositivo anticaídas deslizante se desplaza a lo largo de la línea de anclaje, acompaña al usuario sin requerir intervención manual durante los cambios de posición hacia arriba o hacia abajo y se bloquea automáticamente sobre la línea de anclaje cuando se produce una caída.

Dispositivo anticaídas deslizante sobre línea de anclaje rígida

Equipo formado por una línea de anclaje rígida y un dispositivo anticaídas deslizante con bloqueo automático que está unido a la línea de anclaje rígida.

Dicha línea de anclaje rígida puede ser un raíl o un cable metálico y se fija en una estructura de forma que queden limitados los movimientos laterales de la línea.

Un elemento de disipación de energía puede estar incorporado en el dispositivo anticaídas deslizante o en su línea de anclaje.

Dispositivo anticaídas deslizante sobre línea de anclaje flexible

Equipo formado por una línea de anclaje flexible y un dispositivo anticaídas deslizante con bloqueo automático que está unido a la línea de anclaje flexible.

Dicha línea de anclaje flexible puede ser una cuerda de fibras sintéticas o un cable metálico y se fija a un punto de anclaje superior.

Un elemento de disipación de energía puede estar incorporado en el dispositivo anticaídas deslizante o en su línea de anclaje.

Posibles Riesgos

En el lugar de trabajo, el cuerpo del trabajador puede hallarse expuesto a riesgos de naturaleza diversa:

Riesgos Origen y forma de los riesgos Factores a tener en cuenta desde el punto de vista de la seguridad para la elección y utilización del equipo
Impacto Caída de altura
Pérdida del equilibrio
Resistencia y aptitud del equipo y del punto de enganche (anclaje)
Incomodidad y
molestias al trabajar
Diseño ergonómico insuficiente
Limitación de la libertad de movimientos
Diseño ergonómico:
Modo de construcción, Volumen, Flexibilidad, Facilidad de colocación, Dispositivo de prensión de regulación automática longitudinal
Accidentes y
peligros para la salud
Tensión dinámica ejercida sobre el equipo y el usuario durante el frenado de la caída Aptitud del equipo:
Reparto de los esfuerzos de frenado entre las partes del cuerpo que tengan cierta capacidad de absorción
Reducción de la fuerza de frenado
Distancia de frenado
Posición de la hebilla de fijación
Movimiento pendular y choque lateral Punto de enganche por encima de la cabeza, enganche en otros puntos (anclaje)
Carga estática en suspensión ejercida por las correas Diseño del equipo (reparto de fuerzas)
Tropiezo en el dispositivo de enlace Dispositivo de enlace corto, por ejemplo, reductor de correa, dispositivo anticaídas
Alteración de la
función de
protección debida
al envejecimiento
Alteración de la resistencia mecánica relacionada con la intemperie,
las condiciones ambientales, la limpieza y la utilización
Resistencia a la corrosión
Resistencia del equipo a las agresiones industriales
Mantenimiento de la función de protección durante toda la duración de utilización
Eficacia
protectora insuficiente
Mala elección del equipo Elección del equipo en función de la naturaleza y la importancia de los riesgos y condicionamientos industriales:
Respetando las indicaciones del fabricante (instrucciones de uso)
Respetando el marcado del equipo (ej.: clases de protección, marca correspondiente a una utilización específica)
Elección del equipo en función de los factores individuales del usuario
Mala utilización del equipo Utilización apropiada del equipo y con conocimiento del riesgo
Respetando las indicaciones del fabricante
Suciedad, desgaste o deterioro del equipo Mantenimiento en buen estado
Controles periódicos
Sustitución oportuna
Respetando las indicaciones del fabricante


Marcado de sistemas anticaídas.

Aparte del obligatorio marcado "CE Categoría III" conforme a lo dispuesto en el R.D. 1407/1992 y modificaciones posteriores, cada componente separable del sistema de protección contra caídas de altura debe marcarse de forma clara, indeleble y permanente mediante cualquier método adecuado que no tenga efecto perjudicial alguno sobre los materiales, según lo exigido en la norma UNE- EN 365:. El marcado debe proporcionar la siguiente información:

  1. La marca de identificación que contiene:
    • El nombre, la denominación comercial o cualquier otro medio de identificación del fabricante o del suministrador autorizado por el fabricante para realizar cualquier operación necesaria o para declarar que el equipo cumple la norma.
    • El año y el mes de fabricación.
    • El número de lote del fabricante o el número de serie del componente que permita identificar el origen del producto.
  2. Los caracteres de la marca de identificación deben ser visibles y legibles.
  3. Las instrucciones de uso de cada sistema o cada componente, deben estar redactadas en castellano y deben contener, como mínimo la siguiente información:
    • Instrucciones que contienen los detalles adecuados, completados con dibujos, si es necesario, para permitir al usuario utilizar correctamente el sistema o el componente.
    • Recomendaciones para establecer si es conveniente o no asignar individualmente el sistema o el componente.
    • Recomendaciones para disuadir de cualquier modificación del producto o de cualquier adición de un elemento cualquiera al mismo.
    • Recomendaciones para que sea suministrada y conservada una documentación con cada sistema o componente. Es conveniente que la ficha descriptiva contenga los siguientes datos:
      • Marca(s) de identificación
      • Nombre y dirección del fabricante o del suministrador
      • Número de serie del fabricante
      • Año de fabricación
      • Aptitud par ser utilizado junto con otras componentes formando parte de los sistemas anticaídas individuales
      • Fecha de compra
      • Fecha de la primera puesta en servicio
      • Nombre del usuario
      • Espacio reservado para comentarios
    • Instrucciones para que el anclaje del sistema anticaídas sea situado, preferentemente, por encima de la posición del usuario y una indicación del punto de anclaje recomendado. Se recomienda precisar la resistencia mínima del anclaje.
    • Instrucciones que ordenen al usuario, antes de cualquier utilización:
      • Proceder a una inspección visual del sistema o del componente para asegurarse de que está a punto y de que funciona correctamente
      • Asegurarse de que se cumplen las recomendaciones de utilización junto con otras componentes formando parte de un sistema, tales como figuran en la ficha descriptiva correspondiente al sistema o al componente
    • Una advertencia precisando que cualquier sistema o componente debe sustituirse inmediatamente si se duda de su seguridad. Esta operación deberá realizarla el fabricante o cualquier otra persona competente debidamente autorizada por el fabricante.
    • Una advertencia en términos generales, si el producto incluye un material susceptible de ser atacado por productos químicos, así como una recomendación invitando al usuario a consultar al fabricante/suministrador en caso de duda.
    • Una instrucción especificando que si el sistema o el componente ha sido utilizado para parar una caída, es esencial no volverlo a utilizar sin haberla devuelta previamente al fabricante o al centro de reparación competente que se encargue de su reparación y lo someterá a nuevos ensayos.
    • Para los componentes de material textil, una instrucción precisando que es necesario dejar secar de forma natural y alejados de cualquier fuego o de cualquier otra fuente de calor, los elementos que hayan cogido humedad, bien durante su utilización, bien durante su limpieza.
    • Instrucciones para la protección durante la utilización.
    • Instrucciones para la protección contra cualquier riesgo.
    • Instrucciones para el almacenamiento.
    • Si existen factores ambientales o industriales que pueden atacar a los materiales, deben darse instrucciones para un almacenamiento correcto.
    • Una instrucción que ordene comprobar el equipo periódicamente, teniendo en cuenta las condiciones de utilización, y una vez al año, como mínimo, debiendo efectuar este control una persona competente, de acuerdo con las instrucciones del fabricante.

Selección de sistemas anticaídas.

Recomendaciones a tener en cuenta para la selección de sistemas anticaídas:

  • La elección debe ser realizada por personal capacitado y requerirá un amplio conocimiento de los posibles riesgos del puesto de trabajo y de su entorno.
  • El folleto informativo referenciado en el R.D. 1407/1992 contiene, en la(s) lengua(s) oficial(es) del Estado miembro, todos los datos útiles referentes a: almacenamiento, montaje, ajuste, uso, limpieza, mantenimiento, accesorios, piezas de repuesto, fecha o plazo de caducidad, explicación de las marcas, etc.
  • Es necesario que cada usuario de un EPI contra caídas de altura esté familiarizado con las instrucciones de uso. El empresario o el responsable en quien éste haya delegado debe organizar tareas formativas en función de las necesidades.
  • El empresario debe confeccionar una lista de control, con la participación de los trabajadores, para cada sector de la empresa o ámbito de actividad que presente riesgos distintos. Se ha demostrado fundamental para la adecuada elección de los distintos modelos, fabricantes y proveedores, que dicha lista forme parte del pliego de condiciones de adquisición.

Uso y mantenimiento de los sistemas anticaídas.

Algunas indicaciones prácticas de interés en los aspectos de uso y mantenimiento del sistema son:

  • El dispositivo de anclaje del equipo de protección individual contra caídas debe poder resistir las fuerzas que se originan al retener la caída de una persona.
  • Los puntos de anclaje deben ser siempre seguros y fácilmente accesibles.
  • Los elementos de amarre no se deberán pasar por cantos o aristas agudos.
  • Normalmente los equipos de protección no se deben intercambiar entre varios trabajadores, pues la protección óptima se consigue gracias a la adaptación del tamaño y ajuste individual de cada equipo.
  • Hay que resaltar la importancia del ajuste de acuerdo con las instrucciones del fabricante para conseguir una adecuada efectividad del sistema.
  • Se aconseja al empresario que precise en la medida de lo posible el plazo de utilización (vida útil) en relación con las características del protector, las condiciones de trabajo y del entorno, y que lo haga constar en las instrucciones de trabajo junto con las normas de almacenamiento, mantenimiento y utilización.
  • Los arneses anticaídas y las líneas de anclaje se deben:
    • almacenar colgados, en lugar seco y fresco
    • almacenar lejos de fuentes de calor
    • proteger del contacto con sustancias agresivas (p. ej. ácidos, lejías, fluidos de soldadura, aceites)
    • proteger de la luz solar directa durante su almacenamiento
  • El transporte de los EPI contra caídas de altura se hará, a ser posible, en su maleta correspondiente.
  • Los EPI contra caídas hechos de materiales textiles se pueden lavar en lavadora, usando un detergente para tejidos delicados y envolviéndolos en una bolsa para evitar las agresiones mecánicas. Una temperatura de lavado recomendada es 30o C. Por encima de los 60o C, la estructura de las fibras artificiales (poliéster, poliamida) de los componentes del equipo puede verse dañadas.
  • Los componentes textiles de los equipos hechos de fibra sintética, sufren cierto envejecimiento, que depende de la intensidad de la radiación ultravioleta y de las acciones climáticas y medioambientales.



Página Anterior


Condiciones de venta - Tarifa de precios - © Duerto SL. 2000-2007
Prohibida la reproducción parcial o total sin permiso escrito.