Inicio » Catálogo » Normativa Mi Cuenta  |  Ver Cesta  |  Realizar Pedido   

Equipos de Protección Individual (EPI)
 

GUANTES DE PROTECCIÓN

Un guante es un equipo de protección individual (EPI) destinado a proteger total o parcialmente la mano. También puede cubrir parcial o totalmente el antebrazo y el brazo. En el lugar de trabajo, las manos del trabajador, y por las manos su cuerpo entero, puede hallarse expuesto a riesgos debidos a acciones externas, acciones sobre las manos y también es posible que se generen accidentes a causa del uso o la mala elección del propio guante.

La seguridad de la mano en el trabajo depende fundamentalmente de la eficacia del guante que la protege. En cada oficio es preciso definir el guante en función de los imperativos de protección, de ergonomía y de confort. Por ejemplo, en un guante de gran visibilidad, al menos la mitad de la superficie del guante ha de ser de un material de gran visibilidad. Otro ejemplo lo podemos observar en la tabla de resistencia para cada producto químico.

Los guantes deben ofrecer protección contra un determinado riesgo sin crear por sí mismos otros riesgos (Inocuidad ). Deberá garantizarse que no hay ningún riesgo de higiene o sanitario para el usuario debido a las características de fabricación del guante, los materiales utilizados o la degradación producida por un uso normal. Por ejemplo, el nivel pH de los materiales mayor de 3.5 y menor de 9.5 o limitación de contenido en cromo.

Ergonomía es el grado de comodidad obtenido de acuerdo con la norma de protección adecuada.

Los guantes pueden deteriorase de forma prematura por una exposición excesiva a la luz, el oxígeno atmosférico y el ozono. Por eso deben conservarse en el embalaje original y en un lugar fresco y seco.

En algunos casos el guante no dará la protección esperada si no queda bien ajustado. Se producen en diferentes tallas de acuerdo con el sistema común europeo. Si un guante no tiene la longitud indicada en las tablas de tallas, el fabricante debe indicar explícitamente que se trata de un guante de una talla especial para una aplicación especial.

Cuando hablamos de desteridad, lo hacemos de la capacidad de manipulación para realizar un trabajo y está relacionada con el espesor de material del guante, su elasticidad y su deformidad: o sea, en una palabra, la destreza que permite un guante a su usuario.

Los guantes de trabajo, al igual que el resto de Equipos de Protección Individual, se clasifican en 3 categorías en función del riesgo:

  • Categoría I.- De diseño sencillo. Protegen contra riesgos leves o menores. Estos guantes podrán fabricarse sin ser sometidos a examen de tipo CE, y el fabricante o distribuidor podrá emitir un autocertificado de conformidad.
  • Categoría II.- De diseño intermedio. Protege de riesgos intermedios, es decir, que no puedan causar lesiones graves o la muerte. Son certificados por un laboratorio u organismo notificado.
  • Categoría III.- De diseño complejo. Protege contra riesgo de lesiones irreversible o la muerte. Son certificados por un laboratorio u organismo notificado, más un control de la fabricación por parte del mismo organismo.

Todos los guantes de protección comercializados dentro de la Unión Europea tienen que estar oportunamente certificados. En el certificado se identificarán mediante pictogramas en forma de escudo (símbolo de protección contra el riesgo) los riesgos que están cubiertos por el guante, también se hará constar el "nivel de prestación" que es la eficiencia para cada tipo de riesgo cubierto.

El nivel de protección se especifica mediante un número entre 0 y 4 que corresponde a los resultados de las pruebas realizadas en el laboratorio. El nivel 0 indica que el guante no ha sido probado o que los resultados son inferiores al mínimo exigido. Los resultados del guante son mejores cuanto más alto es el número. Existen normas armonizadas a nivel europeo destinadas a la evaluación de la conformidad de los guantes, algunas de ellas son:

  • Exigencias generales - EN420
  • Riesgos mecánicos - EN388
  • Riesgos para el frío - EN511
  • Riesgos térmicos en el calor y en el fuego - EN407
  • Riesgos microorganismos - EN374-2
  • Riesgos químicos - EN374-3

Posibles riesgos
 

Riesgos

Origen y forma de los riesgos

Factores que se deben tener en cuenta desde el punto de vista de la seguridad para la elección y utilización del equipo

Acciones generales Por contacto Envoltura de la mano
Desgaste relacionado con el uso Resistencia al desgarro, alargamiento, resistencia a la abrasión
Acciones mecánicas Por abrasivos de decapado, objetos cortantes o puntiagudos Resistencia a la penetración, a los pinchazos y a los cortes
Choques Relleno
Acciones térmicas Productos ardientes o fríos, temperatura ambiente Aislamiento contra el frío o el calor
Contacto con llamas Ininflamabilidad, resistencia a la llama
Acciones al realizar trabajos de soldadura Protección y resistencia a la radiación y a la proyección de metales en fusión
Acciones eléctricas Tensión eléctrica Aislamiento eléctrico
Acciones químicas Daños debidos a acciones químicas Estanquidad, resistencia
Acciones de las vibraciones Vibraciones mecánicas Atenuación de las vibraciones
Contaminación Contacto con productos radiactivos Estanquidad, aptitud para la descontaminación, resistencia.
Incomodidad y
molestias al trabajar
Insuficiente confort de uso Diseño ergonómico:
Volumen, progresión de las tallas, masa de la superficie, confort, permeabilidad al vapor de agua
Accidentes y
peligros para la salud
Mala compatibilidad Calidades de los materiales
Falta de higiene Facilidad de mantenimiento
Adherencia excesiva Forma ajustada, hechura
Alteración de la
función protectora
debido al envejecimiento
Intemperie, condiciones ambientales, limpieza, utilización Resistencia del equipo a las agresiones industriales
Mantenimiento de la función protectora durante toda la duración de vida del equipo
Conservación de las dimensiones
Eficacia protectora insuficiente Mala elección del equipo Elección del equipo en función de la naturaleza y la importancia de los riesgos y condicionamientos industriales:
Respeto de las indicaciones del fabricante (instrucciones de uso)
Respeto del marcado del equipo (ej.: clases de protección, marca correspondiente a una utilización específica)
Elección del equipo en función de los factores individuales del usuario
Mala utilización del equipo Utilización apropiada del equipo y con conocimiento del riesgo
Respetando las indicaciones del fabricante
Suciedad, desgaste o deterioro del equipo Mantenimiento en buen estado
Controles periódicos
Sustitución oportuna
Respetando las indicaciones del fabricante


Marcado de guantes de protección

Aparte del obligatorio marcado "CE" conforme a lo dispuesto en el Real Decreto 1407/1992, el guante puede ir marcado con los siguientes elementos, según lo exigido en la norma UNE - EN 420:

  • Dirección conocida y completa del fabricante o del representante autorizado.
  • Marca y referencia (nombre comercial o código)
  • Información sobre la gama disponible de tallas.
  • Cuando sea aplicable, pictogramas que definen las características técnicas con los niveles de protección correspondientes.
  • Instrucciones para el uso si es relevante.
  • Instrucciones del cuidado:
    • Instrucciones del almacenaje si es relevante.
    • Pictogramas de la limpieza y el número de las limpiezas.
  • Referencia a los accesorios y a las piezas de repuesto si es relevante.
  • Fecha de caducidad, si las prestaciones protectoras pueden verse afectadas significativamente por el envejecimiento.
  • Tipo de empaquetado conveniente para el transporte.
  • Inocuidad (por ejemplo: ph de los materiales lo más neutro posible).
  • Desteridad: conviene que un guante proporcione la mayor flexibilidad dependiendo del uso al que esté destinado
  • Composición del guante.,
  • Guantes de alta visibilidad.

Asimismo el envase de los guantes se marcará con estos elementos y además con el pictograma apropiado al riesgo cubierto por el guante, cuando éste alcance al menos el nivel 1 en el ensayo de prestaciones correspondiente.

A continuación se indican los diferentes pictogramas existentes para los diferentes tipos de riesgos. Hemos preferido detallar en páginas separadas cada una de las normas armonizadas EN, por lo que, si se desea un mayor detalle de cada una de las normas relacionadas solo hay que seguir el link de cada una de ellas:

Pictogramas


 

Selección de guantes de protección.

Recomendaciones a tener en cuenta para la selección de un equipo protector de las manos y brazos:

  • La elección debe ser realizada por personal capacitado y requerirá un amplio conocimiento de los posibles riesgos del puesto de trabajo y de su entorno, teniendo en cuanta la participación y colaboración del trabajador que será de capital importancia.
  • El folleto informativo referenciado en el R.D. 1407/1992 contiene, en la(s) lengua(s) oficial(es) del Estado miembro, todos los datos útiles referentes a: almacenamiento, uso, limpieza, mantenimiento, desinfección, accesorios, piezas de repuesto, fecha o plazo de caducidad, clases de protección, explicación de las marcas, etc.
  • El empresario debe confeccionar una lista de control, con la participación de los trabajadores, para cada sector de la empresa o ámbito de actividad que presente riesgos distintos. Se ha demostrado fundamental para la adecuada elección de los distintos modelos, fabricantes y proveedores, que dicha lista forme parte del pliego de condiciones de adquisición.
  • Normalmente los equipos de protección no se deben intercambiar entre varios trabajadores, pues la protección óptima se consigue gracias a la adaptación del tamaño y ajuste individual de cada equipo.
  • Para determinadas labores, es necesario exigir que los guantes elegidos presenten un cierto nivel de desteridad que se deberá tener en cuenta al elegir una prenda, y teniendo en cuenta la necesidad de la protección más elevada posible.
  • Los guantes de protección deben ser de talla correcta. La utilización de unos guantes demasiado estrechos puede, por ejemplo, mermar sus propiedades aislantes o dificultar la circulación.
  • Al elegir guantes para la protección contra productos químicos hay que tener en cuenta los siguientes elementos:
    • en algunos casos ciertos materiales, que proporcionan una buena protección contra unos productos químicos, protegen muy mal contra otros.
    • la mezcla de ciertos productos puede a veces dar como resultado propiedades diferentes de las que cabría esperar en función del conocimiento de las propiedades de cada uno de ellos.
  • Los guantes de PVA no son resistentes al agua.

Uso y mantenimiento de guantes de protección.

Algunas indicaciones prácticas de interés en los aspectos de uso y mantenimiento son:

  • Los guantes deben ser objeto de un control regular, si presentan defectos, grietas o desgarros y no se pueden reparar, hay que sustituirlos dado que su acción protectora se habrá reducido. La vida útil de los guantes de protección guarda relación con las condiciones de empleo y la calidad de su mantenimiento. Se aconseja al empresario que precise en la medida de lo posible el plazo de utilización (vida útil) en relación con las características de los guantes, las condiciones de trabajo y del entorno, y que lo haga constar en las instrucciones de trabajo junto con las normas de almacenamiento, mantenimiento y utilización.
  • La piel es por sí misma una buena protección contra las agresiones del exterior. Por ello hay que prestar atención a una adecuada higiene de las manos con agua y jabón y untarse con una crema protectora en caso necesario y siempre después de usar guantes.
  • En cuanto a los guantes de protección contra los productos químicos, estos requieren una especial atención, siendo conveniente resaltar los siguientes puntos:
    • deberá establecerse un calendario para la sustitución periódica de los guantes a fin de garantizar que se cambien antes de ser permeados por los productos químicos.
    • la utilización de guantes contaminados puede ser más peligrosa que la falta de utilización, debido a que el contaminante puede irse acumulando en el material componente del guante.
  • Los guantes en general, deberán conservarse limpios y secos por el lado que está en contacto con la piel. En cualquier caso, los guantes de protección deberán limpiarse siguiendo las instrucciones del proveedor.
  • Al utilizar guantes de protección puede producirse sudor. Este problema se resuelve utilizando guantes con forro absorbente, no obstante, este elemento puede reducir el tacto y la flexibilidad de los dedos, así como la capacidad de asir. Utilizar este tipo de guantes reduce igualmente problemas tales como rozaduras producidas por las costuras, etc.
  • Las manos deben estar secas y limpias antes de ponerse los guantes.


Página Anterior


Condiciones de venta - Tarifa de precios - © Duerto SL. 2000-2007
Prohibida la reproducción parcial o total sin permiso escrito.